¿Sabes qué tipos de champú es mejor para tu pelo? A la hora de comprar tu champú, tienes que elegir uno que sea acorde a las necesidades de tu cabello. ¿Sabes exactamente lo que necesita tu pelo y cómo es?  ¿Necesita un extra de nutrición? ¿Quieres matizar el color?  Vamos a ayudarte a identificar tus necesidades para que luzcas una melena preciosa y cuidada.  

TIPOS DE PELO

  • Pelo liso

Este cabello se enreda con facilidad. Lo ideal para este tipo de pelo es optar por un tipo de champú que aporte volúmen

  • Pelo ondulado

Suele ser un tipo de cabello con problemas de encrespamiento que requiere tratar la onda con cuidado para definirla bien y mantener a raya el frizz. 

Para este tipo de pelo van mejor los champús sin siliconas porque dejan menos residuos y aportan menos peso al rizo

  • Pelo rizado

En este tipo de pelo el principal problema es el encrespamiento, ya que la fibra tiende a ser seca y de tacto áspero. Puedes optar por champús específicos para el método curly, con bajo poder de detergencia, sin sulfatos (o con sulfatos suaves), siliconas, alcoholes secantes, parabenos ni ceras.

  • Pelo fino

Puesto que es un tipo de cabello que se ensucia rápidamente, hay que ser muy cuidadoso con cómo se aplica el champú y el acondicionador, ya que la cantidad ha de ser mínima. En general el acondicionador es esencial para dejar el cabello manejable y que no quede seco, que es lo que suele suceder al lavar con champús específicos para pelo fino.

  • Pelo grueso

Es un tipo de melena que se seca con facilidad y tiende a descontrolarse, por lo que necesita champús nutritivos e hidratantes. 

 

TIPOS DE CHAMPÚ

Una vez que en términos generale,s te hemos contado los tipos de pelo que puedes encontrar y los productos que pueden encajar con él, vamos hablarte de diversos tipos de champú y sus características para aciertes de lleno con tu compra. 

Champú para pelo fino: suelen dejar poco residuo en el cabello porque este tipo de pelo necesita un acabado lo más limpio posible. 

Champú de volumen: son ideales para cabellos finos y lacios, que no tienen volumen natural, aunque hay que usarlos en cantidades moderadas para no apelmazar la melena y obtener el resultado contrario

Champú nutritivo: son champús que aportan proteínas al cabello, por lo que está indicado para las melenas porosas, especialmente las de pelo rizado.  El objetivo de este tratamiento es restaurar la cutícula y proteger la fibra capilar, dejando el cabello más flexible y manejable.

Champú hidratante: Es perfecto para el pelo seco y poroso, como por ejemplo aquellos que han pasado por un proceso de decoloración. 

Champú purificante: Ayuda a equilibrar los cabellos grasos, regula la caspa y previene la caída. Sin siliconas, ni sulfatos, ni parabeno

Champú método curly: Este tipo de champús están formulados sin ingredientes pesados o que dejen residuos en la melena.

Champú orgánico: es un champú formulado con un alto porcentaje de ingredientes naturales y que se supone más respetuoso con el cabello y el cuero cabelludo al no contener parabenos, siliconas, perfumes, etc. Son ideales para cabellos rizados, así como para melenas finas.

Champú anticaspa: En este caso, este tipo de productos limpian en profundidad el cuero cabelludo, eliminan la caspa de forma eficaz y previenen su aparición. 

Champú matizador: son los populares champús violetas o azules que se utilizan para matizar y acabar con los tonos anaranjados de los cabellos decolorados. 

Champú antiencrespamiento: formulado para controlar el frizz y la mejor  para cabellos gruesos, ondulados y rizados.

Champú de cebolla: el champú de cebolla ayuda en la regeneración del cabello, estimulando su actividad: de esta forma, el pelo crece sano con una fuerza renovada y con un grosor y brillo excepcionales

Encuentra el champú que necesitas en nuestros supermercados, y luce melena sana y cuidada. 

 

Buscar
Artículos más vistos

Artículos relacionados

Posts not found