Hubo un tiempo en que los productos importados eran algo considerado como la más alta calidad, premium. Con la globalización, la importación se volvió algo tan común que era fácil que te colasen gato por liebre, haciéndote creer que estabas obteniendo un producto de gran calidad por el mero hecho de venir del otro lado de la frontera. Con el tiempo, la cosa ha seguido evolucionando en esa dirección; a día de hoy la calidad de los productos no responde a si viene del extranjero o no, responde al productor. No obstante, el producto local sigue instalado en la psique de gran parte de los consumidores como algo de calidad inferior; y no hay fundamento alguno que respalde esa creencia.

Así que vamos a derribar algunos muros.

Se impone en calidad al producto importado

Es un hecho, por diferentes razones. Pero no vamos a tratar temas técnicos en este artículo, sino que te vamos a dar razones que te ayudarán a ver el producto local con otros ojos.

Favorece la economía local

Es lógico. El dinero «se queda en casa», no se trata de un tema sociopolítico, por supuesto, pero favoreces a tus paisanos y a ti, puesto que el flujo económico genera puestos de trabajo.

Siempre será más fresco que el producto importado

Y por tanto será más sano su consumo, ya que mantiene todas las propiedades; no necesita tratamientos especiales para mantenerse «fresco». Esos tratamientos integran en los alimentos conservantes o estabilizantes químicos que de forma natural no se encuentran en ellos. Además, si los productos vienen de muy lejos, cabe la posibilidad de que hayan sido congelados.

Así que, cuanto más cercano sea el origen de los alimentos que ingieres; mejor (y sabrán sustancialmente mejor).

Menor emisión de gases contaminantes

Menos uso de transportes; menor contaminación. No hay mucho más que explicar. Cierto es que será inevitable utilizar transporte, pero no es lo mismo recorrer quinientos kilómetros que cincuenta.

Y los embalajes no tienen que ser tan cuantiosos; aunque no lo creas, la creación de los embalajes también contamina.

Precios más justos

El coste de tu alimentación se ajusta a los intermediarios indispensables para que los alimentos lleguen a tu mesa.

En La Despensa abogamos desde nuestros inicios por el producto local

Y no hemos dejado de hacerlo porque consideramos que la alimentación es la base de todo lo demás. Una buena alimentación, equilibrada, sana, te permite desarrollar el resto de facetas de tu vida de la forma en que quieras hacerlo, sin limitaciones causadas por la problemática de un exceso de elementos que no tienen por qué estar en tu organismo.

Buscar
Categorías
Categorías
Archivos
Archivos
Artículos más vistos
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on print

Artículos relacionados