Cómo elegir el mejor vino para tu menú de Navidad

Estos días las celebraciones son muy importantes y queremos que esos eventos que preparamos con tanto cariño y mimo, sean un verdadero éxito. Miramos al detalle el número de comensales, el menú que vamos a seleccionar, los gustos personales de los invitados, la decoración de la mesa… Son muchos los factores a tener en cuenta para tener una organización perfecta, y uno de ellos, es la selección de los vinos adecuados para nuestro menú.

Desde La Despensa queremos orientaros a seleccionar esos vinos para tener un maridaje que haga brillar aún más vuestros platos. 

En primer lugar, si en nuestro menú los aperitivos tendrán un peso importante, hay que apostar por un vino rosado, que marida a la perfección con casi cualquier canapé, aunque un buen blanco también es perfecto para entrantes más potentes como un buen queso o el foie. 

Para la carne, no hay duda de que el mejor acompañamiento es un buen vino tinto. Es cierto que no todas las carnes maridan igual con los vinos, pero hay tres variedades que nunca fallan como son el Cabernet Sauvignon, el Syrah y el Merlot.

Si hablamos de pescado o marisco, tenemos que dar un salto sustancial en el tipo de vino, y hablar de vinos blancos.En este caso, te animamos a conocer los vinos de uva verdejo y uva viura. Otra opción son los afrutados como el albariño, los frescos como el Chardonnay o los secos como el Sauvignon blanc. 

Si lo tuyo es el vino tinto, también puedes maridarlo con el pescado, pero tienes que tener en cuenta unas consideraciones, especialmente que no sean demasiado intensos. Opta por tintos más jóvenes o rosados. 

Los espumosos también son una gran opción para ciertos mariscos como las ostras. 

En España hay actualmente 69 Denominaciones de Origen Protegidas, con sus particularidades. A la hora de elegir tu vino, puedes optar por muchas variedades, y vamos a contarte algunas de las características más destacadas.

  • Rioja: Por lo general, estos vinos son tintos y jóvenes y se suelen guardar en barricas de roble. Su color es un rojo muy intenso y su aroma es afrutado, con matices de frutos del bosque, chocolate o regaliz. En boca se notan los taninos y es un vino muy fácil de combinar con diferentes platos de comida. Los blancos de Rioja son vinos con cuerpo, de acidez media-alta, con una longevidad muy buena y con una capacidad de crianza muy alta. 

 

  • Ribera del Duero.  Son vinos que se caracterizan por ser elegantes y equilibrados y tener una estructura muy firme. Su color suele tener diferentes tonos de rojo, como cereza, granate o rubí. Para terminar, sus aromas son intensos y persistentes y pueden ser tostados, maderas nobles o especias, entre otros muchos. 

 

  • Somontano: Los tintos Somontano se caracterizan por su gran color con muchos taninos y una buena acidez que les permite largas crianzas. Respecto a los blancos, son productos ágiles, frescos, con cuerpo y color pálido.

 

  • Toro: El vino de la variedad Tinta de Toro es un vino de tonalidades cárdenas a bermellonas, con aromas a frutas rojas. En boca son contundentes, voluminosos pero de final dulce. Son vinos con mucho cuerpo y con elevada graduación.

 

  • Navarra: Si hablamos de rosados, destacan los vinos de la Denominación de Origen Navarra: de color cereza intenso y con aromas a fresa, ideales para tomar bien fríos con las altas temperaturas.

 

  •  Ribeiro: Los vinos blancos de Ribeiro son ligeros, frescos, secos, afrutados, de color pajizo pálido, elevada acidez fija y con una graduación alcohólica entre 9,5º e 13º

 

  • Rueda: Son vinos frescos, fáciles de beber que acompañan muy bien, por ejemplo, tapeando, que no cansan y son sinónimo de verdejo.

 

¿A qué temperatura se debe servir el vino?

Ahora llega el momento de responder a otra cuestión. ¿A qué temperatura se deben servir los vinos?

 

  • Vino tinto: El vino joven es el que se sirve más frío, sobre los 9 ºC. En cuanto al crianza y al reserva, ambos superan esa temperatura, con 15 y 17 ºC, respectivamente. Estos vinos tienen mucho más cuerpo.

 

  • Vino blanco:  La temperatura para el vino blanco seco sería de 10ª y 12 ºC para el vino blanco dulce.

 

  • Vino espumoso: todos los vinos espumosos (como el cava o el champán) se toman más fríos. El frío no afecta tanto a su sabor, por lo que 7 ºC son ideales.

 

  • Vino rosado: La temperatura perfecta para este vino está en los 10 ºC.

Por último, recordarte que esta es solo una guía orientativa, y que tu gusto, y el de tus invitados, es el que tiene la última palabra. Que lo disfrutéis.

 

Descubre la amplia variedad de vinos que encontrarás en La Despensa. 

Buscar
Artículos más vistos

Artículos relacionados